dxnsaludyprosperidad
  SER-EMPRESARIO-TIENE-SUS-RIESGOSs
 
 

 

¡Cuidado! ser empresario tiene sus riesgos, pero permanecer como empleado tiene todavía más

¿Tienes la inquietud de formar tu propia empresa, pero por azares del destino, todavía no te has decidido? Aquí te presentamos tres pasos definitivos para que te conviertas en un empresario en serio y dejes de arriesgarte a permanecer como empleado el resto de tu vida.

Ser empresario no es una labor sencilla y mucho menos en nuestros días. Vivimos en un mundo cada vez más globalizado, en donde las cosas están cambiando a tal velocidad que es difícil seguirles el paso. Las formas tradicionales de hacer negocio se están redefiniendo, los mercados están evolucionando, industrias enteras desaparecen y aparecen otras nuevas, etcétera. Sin embargo, aunado al cambio vienen nuevas y grandes oportunidades de negocio; oportunidades que traerán consigo grandes retos y que requerirán de líderes capaces.

Es por esto que si deseas aprovechar estas oportunidades y tomar las riendas de tu propio destino, necesitas darle la verdadera dimensión a la tarea. No basta con tener ganas de ser empresario; no basta con creer que se tiene una buena idea y aburrir a tus amistades con ella en todas las reuniones sociales; no basta con abrir "un changarro" para sacar a duras penas los gastos; para ser un empresario en serio tenemos que ir mucho mas allá.

Cada persona es diferente y cada caso es único, pero en base a mi experiencia personal, migrar de empleado a empresario tiene cuando menos tres pasos muy marcados:

     _Estar firmemente convencido de querer ser empresario o morirse en el intento. 

         _Tener un proyecto viable y con altas posibilidades de éxito. 

         _Adquirir las habilidades y aptitudes necesarias para concretarlo y llevarlo al éxito.

Decidiéndote a emprender tu propio negocio

Son muchas las razones internas o motivaciones personales que pueden influir en una decisión de esta naturaleza: ser tu propio jefe, libertad de elección, autorrealización, elevación del nivel de vida, etcétera. En fin, estas son sólo algunas de las posibles recompensas por ser empresario.
Sin embargo, existen otras razones externas muy importantes y que debemos considerar muy seriamente. En base a cifras del INEGI, en México existen cerca de 41 millones de personas menores de 19 años; jóvenes que se irán incorporando año tras año al mercado laboral. La población económicamente activa (PEA) o la fuerza laboral del país se calcula en unos 44 millones de personas. 

¿Qué pasará en los próximos 20 años en Peru? Unos 20 millones de adultos mayores dejarán de laborar, pero se habrán integrado otros 40 millones jóvenes, lo que se traduce en una fuerza laboral de aproximadamente 60 millones de personas. De este simple cálculo se desprende el tan popular millón de empleos anuales que requerimos como país para poder satisfacer la demanda laboral.

 

 

 

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=